Dime cómo usas tu mail y te diré quien eres…

El mail es una herramienta vital hoy en día, pero también es la más expuesta y vulnerable a múltiples ataques cibernéticos. Por eso, a la hora de usarla debemos tener presentes varias recomendaciones que hacen los expertos porque hay que recordar que sólo basta un clic para perder toda la información o ser víctimas de fraude.

Los especialistas en seguridad informática aseguran que la mayoría de estos ataques son producto del descuido del usuario. Las más conocidas y frecuentes son: Usar computadores sin antivirus, antispam o firewalls actualizados, utilizar también redes inalámbricas públicas o utilizar claves débiles de acceso en equipos o plataformas, es decir, contraseñas fáciles de intuir por los hackers de información (fecha de nacimiento, nombre de los hijos); adicionalmente se recomienda usar una clave diferente para cada servicio o plataforma que se quiera usar.

Importante siempre revisar quién es el remitente del mail. Remitentes desconocidos no se deben aceptar y mucho menos hacer clic en los links o archivos de estos mensajes. Recordar siempre que las entidades bancarias no solicitan claves ni información relevante por mail ni por mensajes de texto. Phishing, es el envío de correos electrónicos que tienen la apariencia de proceder de fuentes de confianza (como bancos, compañías de energía etc.) pero que en realidad pretenden manipular al receptor para robar información confidencial. Por eso siempre es recomendable acceder a las páginas web escribiendo la dirección directamente en el navegador.

En el caso de la seguridad informática es mejor prevenir que lamentar. Excederse en desconfianza es una buena medida para evitar fraudes. La información de cada personal es su propio tesoro y como tal debe cuidarla, utilizando todos los medios posibles y estando siempre alerta a cualquier situación de anormalidad. Por eso dime cómo usas tu mail y te diré lo precavido que eres…